Lo que creemos...

 

Las Escrituras

  • Creemos que “toda la Escritura es inspirada por Dios”. Y constituye nuestra regla de fe y conducta.

  • La Trinidad.

  • Creemos en el Dios verdadero y viviente, el Creador, Redentor, Sustentador y Gobernador de todas las cosas. Él es infinito, eterno, inmutable y se ha revelado a nosotros como Padre, Hijo y Espíritu Santo.

 

La Creación

  • Creemos que el hombre fue creado directamente por Dios y hecho a Su imagen.

 

El Hombre

  • Aunque el hombre fue creado a la imagen de Dios, cayó en pecado y está perdido. Esto es cierto de todos los hombres y a menos que el hombre nazca de nuevo por el Espíritu Santo, no puede ver el reino de Dios.

 

Propiciación por el Pecado

  • Creemos que el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras como un sacrificio expiatorio y que todos los que creen en Él son redimidos por Su sangre derramada en la cruz.

  • Creemos en la resurrección del cuerpo crucificado de nuestro Señor Jesucristo y en Su ascensión al cielo; que Él es nuestro Sumo Sacerdote y Abogado.

 

La Salvación

  • Creemos que la salvación es un don de la gracia de Dios. Y que es otorgada gratuitamente a todos los que ponen su fe en la obra consumada por Jesucristo en el Calvario. Todos los que así confían en el Salvador son perdonados de sus pecados y nacidos en la familia de Dios por la obra regeneradora del Espíritu Santo.

 

El Andar del Cristiano

  • Creemos que todos somos llamados con un llamamiento santo a andar no conforme a la carne sino conforme al Espíritu, y a vivir de tal manera en el poder del Espíritu que mora en nosotros.

 

La Gran Comisión

  • Hasta el regreso de Cristo, el privilegio y deber del creyente es buscar el cumplimiento de la Gran Comisión de Cristo y ministrar en Su nombre a un mundo necesitado. Debemos ser instrumentos de Jesucristo a medida que el Espíritu Santo ministra redención y reconciliación en el mundo.

1 Juan 4:1

El Espíritu de Dios y el espíritu del anticristo

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.